Frutos secos: beneficios y propiedades que seguro no conoces

En este artículo vamos a conocer lo que nos aportan los frutos secos que, aunque disponemos de ellos en cualquier época de año, es en otoño la época de recolección.

Constituyen uno de los alimentos más nutritivos que nos puede dar la naturaleza y vamos a conocerlos mejor en las siguientes líneas. Los frutos secos naturales (sin tostar, freír y añadirle sal), son los que tienen más oligoelementos y fibras con respecto a los tostados, por lo que son los que más debemos usar en nuestra alimentación.

Todos los frutos secos poseen gran variedad de oligoelementos (calcio, magnesio, …) y de ciertas vitaminas (A, E, grupo B -excepto la B12-  y ácido fólico).

Veamos qué frutos secos destacan en nutrientes:

Ácidos grasos 

Más de la mitad de su peso son aceites, especialmente ácidos grasos insaturados (muy adecuados para nuestra protección cardiovascular). La única excepción, es el coco, con gran porcentaje de grasas saturadas. Por ello se considera que el consumo de frutos secos va asociado a una reducción del riesgo cardiovascular. Destacan por su bajo contenido en ácidos grasos saturados (que son los que hay que controlar), las pipas de calabaza y girasol, y las avellanas. No hay que tomar muchas nueces para que nos aporte mucho aceite graso omega-3, si no combinarlo con otras semillas (como las de lino) para que también aporte omega-6, también necesaria.

Hidratos de carbono

Forman parte de la cuarta parte de su peso; pero tienen cantidades muy pequeñas de azúcares libres, excepto castaña, piñones, anacardos y pistachos que son las que tienen más azúcar. Las personas diabéticas no deben abusar de estos frutos, pero pueden tomarlo con moderación sin problemas.

frutos secos

Pipas de calabaza (arriba) Anacardos (abajo)

Oligoelementos

Destaca el calcio que tienen las almendras. En las pipas de calabaza encontramos hierro, magnesio y fósforo. Las pipas de calabaza nos aportan selenio. Y las nueces de Brasil, pipas de calabaza y girasol nos aportan zinc.

Vitaminas

Los frutos secos son fuente de vitaminas. La vitamina E, rica en avellanas y almendras. La A: en anacardos y pistachos. Y la vitamina B9 o ácido fólico en almendras, avellanas, cacahuetes y chufas.

Fibras

Destacamos a las almendras y a las pipas de girasol.

Siempre nos referimos a frutos secos naturales, sin tostar ni añadir sal.

En resumen, los frutos secos nos ayudan en la:

  • Protección cardiovascular, por su contenido adecuados en ácidos grasos
  • Prevención de la osteoporosis, por su contenido en oligoelementos como en el calcio
  • Prevención en trastornos intestinales, por su contenido en fibra
  • Prevención de malformaciones congénitas, por su contenido en ácido fólico
  • Prevención de problemas de piel y cabello, como el selenio

Y, en general, como aporte de nutrientes sanos y necesarios para todo nuestro organismo. Por ello, recomendamos tener en casa variedad de estos alimentos según nuestros gustos y emplearlos como tentempié entre comidas o como complemente en una ensalada o desayuno. 

Dejar un comentario